Mario Brenes, piloto de Drifting: «El miedo se vence con el banderazo de salida»

El amor por la velocidad lo trae desde la infancia, acostumbrado a tomar riesgos y a sentir la adrenalina al máximo con solo escuchar el sonido de un motor.

«Me llevaron al Estadio («Fello Meza») a ver a Cartaginés y preferí jugar carros en la gradería«,  así recuerda su infancia Mario Brenes, quién ahora destaca como piloto de Drifting.

El drif consiste en derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento. Foto: Cartago Hoy
El drif consiste en derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento. Foto: Cartago Hoy

Los derrapes controlados se han convertido en el deporte preferido para muchos de los aficionados a los motores en los últimos años; pero para el cartaginés se convirtió en su vida desde hace 11 años.

«Mi primer derrape fue previo a un Interclubes, el deporte apenas iniciaba en Estados Unidos y había  observado algunos videos con mi hermano, fuimos a la pista a las prácticas y aproveche para hacer derrapes, aunque fueron trompos seguí intentándolo«, recuerda Brenes.

En aquel entonces Mario Brenes conducía un Toyota Corolla (Hachiroku) y era conocido por «hacer loco» en el Autódromo La Guácima.

«El encargado de la pista me prohibió entrar porque pensaba que yo estaba haciendo loco, él no sabía que era un deporte, lo que pasa es que nadie lo conocía. Pasaron muchos años para llegar a este momento donde ya tenemos un Campeonato. Gracias a Dios, don Carlos Rodríguez me abrió las puertas del Autódromo y empecé a ir a practicar para poder mejorar, aprender técnicas. No tenía a alguien que me enseñara«, contó.

Años después ya Mario Brenes participó en  campeonatos de Guatemala, El Salvador y de República Dominicana, se coronó campeón nacional en el 2012 y actualmente es subcampeón, eso sí, aún siente nervios cada vez que se sube en su Lexus IS 300.

«Siempre existe un poco de nerviosismo, tal vez es pánico escénico, son circunstancias que dependen de todo lo que uno hace para la preparación de una fecha. Todas las personas siempre tienen miedo, pero se vence en el momento que me dan el banderazo de salida».

Sin embargo, él tiene claro cuáles han sido las claves de su éxito: «Un corredor de drifting debe ser atrevido, el deporte es muy exigente, tenes que llevar tu carro y tus habilidades al límite, para poder mantener el derrape«, contó Brenes, quien además es Ingeniero Electromecanico.

El piloto ¿Nace o se hace ?

MB_16_K52S2138Su vida en el deporte inició con el ciclismo, se coronó campeón nacional en Juegos Nacionales bajo la modalidad de ruta. Ahora practica ciclismo de montaña.

«El ciclismo es un complemento, es una pasión que traigo desde pequeño con juegos nacionales. Ahora lo utilizó como preparación física; me gusta esforzarme y  ser competitivo».

Luego el oriundo de Tejar, descubrió el amor por los motores….

«No elegí el drifting, antes de ir por primera vez al Autódromo, pertenecía al Club 4×4 de Cartago, me gustaba andar en la montaña, hacer paseos, y por ahí se me despertó la pasión por los motores. Después participe en el primer Interclubes«.

A la experiencia del drif, se le suma la posibilidad de plantear nuevos objetivos: «Me gustaría probar en algún momento de mi vida en rally»

Pero, ¿cuaquiera puede ser piloto?

«Es un conjunto, el piloto nace por qué  en cualquier plataforma que me monte la puedo manejar, y creo que es una condición natural, pero se hace, por qué se  necesita mucha práctica para mejorar diferentes aspectos«.

Mario Brenes  no correrá por lo que resta del año el Campeonato Nacional por motivos personales.

 

 

Comments

comments

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *