Estas son las dos grandes deudas del Gobierno de Luis Guillermo Solís con Cartago

A pocas horas de entregar la banda presidencial a Carlos Alvarado, los lectores y expertos en ciencias políticas señalan que la construcción de los nuevos hospitales de Cartago y Turrialba, así como la ampliación de la autopista Florencio del Castillo fueron dos lunares en la gestión de Luis Guillermo Solís en la provincia de Cartago, durante su gestión entre mayo de 2014 y mayo de 2018.

Aunque también existieron grandes aciertos como la construcción de la sede del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), en el centro de Cartago, y la construcción del Centro Cívico en el cantón Central, los y las cartagineses resienten el poco avance durante este gobierno en estas dos obras en específico.

Y es que estas obras son las que los habitantes de la provincia de Cartago reclaman desde hace varios años, ya que existe gran saturación de los servicios médicos en los hospitales Max Peralta en Cartago y el William Allem en Turrialba. Asimismo, miles de personas a diario ven reducida su calidad de vida en las interminables presas que se presentan en la Autopista Florencio del Castillo.

El politólogo Daniel Calvo señaló además que existen otros temas en los que Solís quedó debiendo en Cartago “su pasividad para ejecutar los fondos del fideicomiso educativo que permitiría un monton de escuelas y colegios, del cual más de 4 años después apenas están construyendo el de occidente. Su pasividad para ejecutar el tema de los pasos elevados que poco avanzaron en 3 años desde que eso se aprobó me parece que en 2010, su posición dubitativa y pasiva respecto al fideicomiso Florencio del Castillo, que todavía no se sabe si se concesionará o no. Lo mismo para llevar el tren a Paraiso, que se ha tardado muchísimo”, indicó.

Por su parte, el politólogo Salvador Padilla señaló que otra gran deuda de Solís con Cartago fue el mal manejo de la situación del Bancrédito: “Cierre atropellado de Bancrédito, institución cartaginesa que este año cumpliría sus cien. La Contraloría General de la República ha dicho que el mal manejo de la finalización de su operación comercial, ya empieza a tener repercusiones en las finanzas públicas, acrecentando el déficit en 0,2 puntos porcentuales. Además, se dejó en vilo a más de 700 familias. La crisis financiera de la institución, acrecentada por las malas decisiones del Gobierno, desencadenó una tragedia humana y ahora repercute en el déficit fiscal del país”.

Comments

comments